Skip to main content

Si hablamos de baldosas Barcelona, hemos de hablar de dos iconos muy importantes de baldosas hidráulicas:

Uno, es la flor o rosa de Barcelona, diseñada en 1890 por el arquitecto Catalán Josep Puig i Cadafalch para la casa Ametller del Paseo de Gracia 41. El segundo es el hexagono diseñado en 1904 por el Arquitecto Antoni Gaudí para la Casa Batlló de Paseo de Gracia 43.

En ambos casos, las baldosas estaban destinadas a revestir los suelos del interior de las dos casas. Eran baldosas elaboradas con hormigón. La baldosa de Gaudí, debido a un problema de producción, no pudo colocarse a tiempo en la Casa Batlló y se destinó a las habitaciones del servicio de la Casa Mila o Pedrera.

¿Por que el propietario de la vivienda debía pavimentar la calle?

Para evitar los problemas del barro en las calles de la nueva Barcelona Modernista, el Ayuntamiento obligaba a pavimentar al propietario, el trozo de acera correspondiente a la fachada de su casa. Una calle elegante como el Paseo de Gracia, se vio revestida, de la noche a la mañana, de formas multicolores que hacía que pareciera sucia y desordenada. El Ayuntamiento pronto decidió unificar las calles con un solo panot.

Ha habido varios modelos, pero el más demandado fue el de la Flor de Puig i Cadafalch y que sirvió de inspiración al panot de Bilbao.

¿Cómo es la baldosa de Gaudí?

En la baldosa de Gaudí, se ve reflejada su capacidad para la innovación. Es un sencillo pavimento monocolor con formato hexagonal y suaves relieves donde la luz es la que da vida al mundo marino. Solo al unirse 7 baldosas, aparece por completo su diseño: una estrella de mar, una caracola, una medusa y un alga. Esta singular geometría, alejada de las formas cuadradas convencionales, le permite a Gaudí pavimentar los espacios de sus edificios de contorno sinuosos.

¿Quién fabricó la baldosa de Gaudí?

Escofet, la empresa fundada en 1886, fue la encargada de reproducir y elaborar estas baldosas. En los años 70, la empresa Escofet fabricó una re-interpretación para instalarla en las aceras del Paseo de Gracia. Eran baldosas enormes de color azul turquesa.

En homenaje al arquitecto, la ciudad de Barcelona pavimentó, nuevamente, en 1997 el Paseo de Gracia. Este nuevo pavimento es bautizado como Panot Gaudí y recupera y reproduce el tamaño y relieve original. Una baldosa más pequeña y de color gris. Se realiza para celebrar el año Gaudí: 2002 que conmemora los 150 años de su nacimiento.

Esta baldosa está considerada como uno de los mejores diseños de Gaudí, muestra de ello es que siete unidades originales están expuestas en el ala de diseño y arquitectura del Museo de Arte Moderno MOMA de New York.

https://www.moma.org

Marta Eri Rufat
Historiadora | Arqueóloga | Restauradora de Mosaico Trencadís BCN – Escuela de Mosaico de Barcelon

2 Comments

Leave a Reply