Skip to main content

Exposición ubicada en el Museo Diocesano de Barcelona, donde tienes la posibilidad de conocer más de cerca la capacidad creativa de este genio de la arquitectura del S. XX. A través de sus salas descubrirás piezas originales, maquetas y creaciones digitales únicas.

La exposición nos muestra 4 aspectos de la vida de Antoni Gaudí: las influencias artísticas que tuvo, los mundos de Gaudí, sus obras maestras y finalmente su legado.

Vamos a hablar de ellas:

1.- INFLUENCIAS ARTÍSTICAS:

Su padre, un maestro calderero. Su madre, una fervorosa religiosa. La delicada salud de Gaudí, le obligó a guardar reposo en su casa. Esta circunstancia le permitió:

  1. Tener un gran conocimiento sobre la materia y de cómo de una superficie plana se puede llegar a crear un volumen. 
  2. Sentir un profundo respeto por los artesanos en general
  3. Aumentó y afianzó su fe religiosa
  4. Desarrollar una gran paciencia y dotes de observación sobre la naturaleza con su luz y belleza.

Su curiosidad por el arte y el hecho de nacer en el Mediterráneo le llevó a descubrir, admirar e inspirarse en las culturas orientales como Arabia o Egipto, en el arte griego y romano y en el gótico Europeo. En el Mediterráneo la luz solar se refleja en 45 grados lo que permite iluminar los objetos sin deformarlos, hecho imprescindible para Gaudí.

Gaudí vivió en la época del Renacimiento de la Cultura catalana que influyó en los símbolos presentes en sus edificios. El compositor Wagner le influyó en la valoración del arte como una obra total. La industrialización le obligó a crear para y por el pueblo: fábricas, colonias e iglesias.

2.- LOS MUNDOS DE GAUDÍ:

Dijo Antoni Gaudí: “Donde hay color hay vida y donde hay vida hay arte”

LA NATURALEZA: El entorno, la luz y el paisaje, siempre influyó en sus obras y se vieron reflejadas en ellas. Por ejemplo en el solar de la casa Vicens había Margallons, palmeras autóctonas de la Península Ibérica y Baleares y también unas flores amarillas: se observan sus representaciones en la puerta de forja y en la cerámica que cubre las fachadas.

EL ARTE GÓTICO: Gaudí hablaba de que el arte Gótico estaba a medio hacer y sus discípulos lo consideraron el reformador y perfeccionador de este arte medieval que también se inspiró en la naturaleza. Se inspiró en sus cristaleras que perfeccionó ampliando la gama de colores básicos, mejorando su opacidad y adoptando nuevas formas para conseguir que la luz entrase por ellas durante todo el día. Gaudí sabía que podría construir una iglesia sin los arbotantes y contrafuertes característicos de ese período.

LA LÍNEA CURVA: Para Gaudí, la línea curva era la perfección de las líneas continuas. Simplifica la construcción y junto a la luz le otorga belleza y armonía a los edificios. Sobre las formas curvas, presentes en sus edificios, Gaudí quiso cubrirlas con cerámica creando mosaicos llenos de color. Para Gaudí, el mosaico romano y el Mosaico Modernista no le eran útiles a sus propósitos. El necesitaba un mosaico que se adaptara a sus construcciones como si fuera una segunda piel que permitiera a los edificios la posibilidad de mutar, transformarse y mimetizarse con la naturaleza. Necesitaba una técnica moldeable, creativa, llena de color, sostenible y nada superflua. Por esa razón necesito inventar una nueva técnica a la que denominó “Trencadis”

LA FE: Su gran fe, hace que quiera ofrecer a Dios su gratitud por haber creado la naturaleza. Símbolos religiosos que aparecen en todas sus obras. Vida humilde y de sacrificio que hace que nazca en él una gran conciencia social que reflejó en la voluntad de hacer una iglesia para el pueblo y por el pueblo: La Sagrada Família y en las condiciones que estableció para las Colonias industriales. Fue el arquitecto de la modernidad y construyó en Mataró la primera fábrica propiedad de los trabajadores. La Colonia Güell, más tarde, para mejorar la vida de los trabajadores. Tal era su fe en la justicia social.

EL RENACIMIENTO CATALAN: Vivió en la época del renacimiento de la cultura catalana: La Renaixença. Su gran amor a la historia y cultura catalana llenó de símbolos su arquitectura: dragones y columnas del jardín de las Hespérides de la Atlántida de Jacinto Verdaguer y homenajes románticos a la bandera catalana.

LA ARTESANÍA: Inmerso en la industrialización de la época quiso recuperar la figura del artesano, de los talleres y del trabajo colaborativo del arte Gótico, creando, lo que podríamos llamar, los primeros coworkings en el siglo XX. Decía que “nadie es inútil, todo el mundo sirve. Lo único que hay que hacer es saber para qué sirve cada uno”.  

3.- SUS OBRAS MAESTRAS:

Casa Vicens (1883/1885) de estilo Neomudéjar, su primera construcción tras su licenciatura de arquitectura. El tribunal que le concedió el título de arquitecto dijo: “No sé si hemos concedido el título a un loco o a un genio”

Palau Güell (1886/1890) restauración y recreación de un palacio medieval que se vio obligado a dejar inacabado por decisión de los hijos de Güell, fabricantes de tejidos, arruinados tras el final de la 1ª guerra mundial.

Colonia Güell (1898/ sin finalizar)  conjunto histórico donde construyó la fábrica, las casas de los trabajadores, la escuela y una iglesia de planta francesa la maqueta que se encuentra hoy en el museo no es de Gaudí es un encargo a la universidad de Insbruck/ Austria.

Casa Batlló (1904/1906) reflejo de una obra de estilo impresionista. Quiso emular y representar el agua bajo todos sus aspectos y un mundo submarino fantástico..

Casa Mila (1906/1912) innovó con su fachada ondulante.

Parque Güell (1900/1914) Proyecto de una urbanización-jardín al estilo inglés para la rica burguesía catalana. Se prepararon 60 parcelas alejadas del bullicio de la ciudad de Barcelona. Con unas vistas maravillosas del mar y la ciudad. Dentro debía erigirse una iglesia de estilo bizantino que tenía que mimetizarse con la vegetación, pero cuyo proyecto quedó inédito, no pudo construirse porque la urbanización se vendió al ayuntamiento de la ciudad y esta lo destinó a parque público. En su lugar, hoy hay un montículo con 3 cruces como homenaje.

Sagrada Familia (1883/hasta su muerte 1926) Gaudí era consciente de que él no la acabaría. Esa era su idea crear una obra global en el tiempo y que fuera continuada por varias generaciones posteriores, como así ha sido. Dejo para todos ellos la maqueta. Los devotos de San Jose, empiezan a recaudar dinero para esa obra en 1866. Gaudí empieza con la financiación recaudada hasta ese momento, 1883. Fue su obra de vida, su visión mística de la misma, donde reunió todo lo que había aprendido a lo largo de su vida. Quiso emular las catedrales góticas y llevar al extremo los conceptos arquitectónicos de las mismas.  Quería que fuera magnífica, enormemente majestuosa, la obra más alta de la ciudad y que todos esos conceptos recordasen «la eternidad». Gaudí dijo que quería que este templo se divisara desde el mar y diera la bienvenida a todos aquellos que llegasen a Barcelona por barco.

4.- SU LEGADO:

Arquitectos que se inspiraron y construyeron sus obras con las bases arquitectónicas que dejó Antoni Gaudí:

Félix Candela con el Oceanográfico de Valencia; Santiago Calatrava con la ciudad de las Ciencias y las Artes de Valencia; Toyo Ito con el Suites Avenue Aparthotel de Barcelona; Enric Miralles con el Mercado de Sta Caterina de Barcelona y el Parque de Diagonal Mar; Oscar Niemeyer con la Catedral de Brasília en Brasil; Felix Candela con el Palacio de los Deportes y el Templo de San Antonio de las Huertas de Ciudad de México; Jean Nouvel con la Torre Agbar de Barcelona y la High Rise Office Building en Doha; Arata Isozaki con el Himalayas Center en Shangai y el Qatar National Convention Center en Dubai ; Norman Foster con el 30 St Mary Axe de Londres.

Marta Eri Rufat
Historiadora | Arqueóloga | Restauradora de Mosaico

Trencadís BCN – Escuela de Mosaico de Barcelona